• Este debate tiene 0 respuestas, 1 mensaje y ha sido actualizado por última vez el hace 2 años, 11 meses por seba158seba158.
  • Creador
    Debate
  • #200571
    seba158seba158
    Moderador

    1400 km para atravesar Uruguay

    Después de varios meses sin hacer una salida en moto de las que a mi me gustan, habiendo estado un poco alejado de las rutas por “motivos maritales”, decidí aprovechar los días de carnaval para gastar un poco de nafta en la Kawa.
    Alforjas, carpa, ropa, herramientas, mate, y hasta un libro fue lo que preparé.
    Como perro que lo sueltan de la cadena, salí casi sin rumbo, pero con alguna idea. Tenia 4 días, y la idea era meter km y descansar, 2 cosas que no siempre se unen.  Si bien el despeje mental que me genera el salir en moto es un buen descanso, también me hacia falta descanso físico. Ese es el que no se encuentra siempre en este tipo de salidas.
    Salí de Colonia por ruta 1 rumbo al Este, ruta 11, ruta 8 pasando por Minas, y 60 km después doblo a la derecha hacia Aiguá buscando la ruta 109 que me lleva hasta Rocha, pasando por las Sierras de Rocha. Mi idéa era encontrar un lugar por ahí para acampar y pasar la noche.
    El día precioso para ruta, cielo con alguna nube solo para decorar las fotos, casi sin viento y la temperatura de agradable para arriba.
    La ruta entre Aiguá y Rocha, está sin asfaltar, está sana, pero no es para confiarse.  Hay muchas curvas, muchos repechitos, digo…es una ruta entre las sierras, que queres encontrar?
    La escenografía es de las mas lindas del Uruguay, ya que se va levantando la nombrada Sierra, y se atraviesan quebradas muy pintorescas. La ruta es muy panorámica, muy disfrutable para la moto.
    Son unos 60 km hasta Rocha.
    10 km antes de la ciudad, a mano izquierda, encontré un cartel que venia buscando, que tenía idea que existía pero sin certeza: “Camping de las Sierras de Rocha: 9km”. Le saqué una foto al cartel para tomar nota del celular que aparecía, por si acaso no lo encontraba.
    Así fue. hice los 9 km, encontré varias “posadas de campo”, y terminé parando frente a una que “calculé” que sería. Llamé al numero, y me contestó el dueño, que no estaba ahi, pero que ya venía.
    Me saqué la ropa pesada de moto, y al ratito cayó el veterano.
    -Pasa que generalmente aca no hay nadie. Mi hija que es la que se encarga, o yo que le doy una mano estamos en las casa, a 2 km de acá.  La gente generalmente llama y reserva.
    -Ah no sabía, pero me podré quedar? Tiene lugar para acampar?
    -Si, en realidad el camping es abajo de esos arboles, y el baño está ahi atrás. Tenes agua caliente y todo. Después para comer si queres nosotros cocinamos, te podemos venir a hacer alguna carne, algun pollo.
    -Ah buenazo, hacemos asi entonces.
    Además de acampar, se pueden alquilar unas cabañitas por U$S 40, que tienen lugar para 4 personas. Acampar abajo de los coronillas me costó $300. No es barato, pero el lugar es único. Y sos el único en el lugar.
    Obviamente que cené y dormí divinamente.
    El día siguiente amaneció divino, volví a empacar la moto y salí hasta la ciudad de Rocha para desayunar un café con leche en el centro, y luego tomar la ruta 15 por Velazques, Lascano, ruta 14 hasta José Pedro Varela. Todas asfaltadas, muy lindas y panorámicas.
    La idéa era llegar a San Gregorio de Polanco, cruzando el Rio Negro en balsa.
    Subiendo por la 8 casi hasta 33, tomé la 19 hacia la izquierda, una ruta sin asfaltar hasta Valentines, y de ahi tomar la 7 hacia arriba hasta Cerro Chato.
    Ya eran como las 3 de la tarde y tenía un hambre bárbaro, asi que ahi mismo paré a comer, y a informarme sobre el estado de la ruta hasta la balsa de San Gregorio de Polanco.
    Como pasa a menudo, para la mayoría de la gente, una ruta sin asfaltar es una “ruta mala”, cosa bastante lejos de la realidad. Por lo que cuando uno pregunta “como está la ruta?” te pueden contestar cualquier cosa.
    En este caso, el camino que une Cerro Chato con la Ruta 6, está decente, pero de ahí hasta la balsa, está bastante feo. Muchas piedras filosas, el camino es angosto, y se debe seguir la huella siempre. No hay muchas opciones para adelantar vehículos, así que son como 40 km de marcha tranquila.
    Al llegar a la balsa, esperar turno no es complicado por lo que el cruce se hace en un ratito. En 15, 20 minutos ya estas del otro lado. El pueblo de San Gregorio queda a pocos km del “puerto”, asi que se llega en un toque.  Ahí encontré el camping enseguida, estaba a tope, por lo que paré en un predio adyacente, “habilitado temporalmente”.
    El servicio del camping es regular, al estar tan colmado las duchas no daban abasto, y había gente acampando hasta en las cunetas practicamente.
    Me pegué un buen baño en la playa, una ducha con agua fria y salí a recorrer con el mate. El pueblo es lindo, no lo conocía. Es el balneario del departamento de Tacuarembó, es chico pero tiene todos los servicios básicos como para pasar cómodo unas “no muy largas” vacaciones. Muchas posadas, cabañas, mucha feria de todo un poco, bastante movido y mucha gente pescando. Pero no le pidas lo mismo que a un balneario de la costa. Es Tacuarembó.
    De noche me encontré con un amigo Fernando “el pelado”, hacía pila que no nos veíamos y nos pusimos al día.
    Al otro día amaneció medio nublado, no muy esperanzador de buen tiempo, pero había que seguir. Luego de tomar unos mates y armar las maletas, salgo por la ruta 43 dirección norte, hasta la Ruta 5.
    Mi idéa era cruzar lo mas directo hasta Las Cañas, en Rio Negro, pero la veía complicada.
    La Ruta 20, lo que parecía la opción mas directa, según todo al que le preguntaba, estaba muy fea, y todos me recomendaban bajar hasta Trinidad.. Trinidad?!?! Pero son como cientomil km!!!
    Era eso, o desmocharme en el camino.
    Intenté luego de Paso de los Toros entrar por el camino a la represa de Baygorria, pero después de cruzarla, la ruta se pone fea y peligrosa. Serían 70 km de un balasto muy feo. Así que decidí finalmente bajar hasta Trinidad como me habían recomendado.
    Una punta mas de km, unas horas mas de ruta, pero bueno, estoy de vacaciones, y salí a andar en moto..que joder?!?!
    Luego de la Ruta 3, al doblar a la izquierda y tomar la 20 asfaltada, se empieza a notar el transito de camiones mucho mas intenso. Todos viajando hacia las plantas de celulosa. Un peligro que aumenta. Es parejo, todo el día, toda la noche. En estas rutas uno puede encontrarse camiones cargados a cualquier hora, 2 o 3 juntos, y a cada rato.
    A eso de las 16 llegué a Las Cañas, me instalé en el camping y llamé mi amigo Adrian que sabia que estaba por ahí con toda la familia. Hicimos playa y cenamos unos bichitos que habían pescado.
    Muy lindo Las Cañas como siempre, muy concurrido, pintoresco, ordenado, excepto porque a 1 cuadra del camping hay un boliche y esa noche estaba lleno de pendejas alzadas gritando desaforadas por la presencia de una banda de ..supongo, guachos lindos. Me costó dormirme, hasta que me puse los auriculares con “Dark side of the moon”, y fue como un arrorró.
    Al despertarme, el sol ya estaba alto y pintaba calor sofocante. Asi que apronté el mate, compré algo para comer en el almacén del camping, pasé a saludar a la familia de Adrian, y arranqué suave para Colonia nuevamente. Temprano en la tarde ya estaba en casa.
    1400 km encima, el país cruzado de sur-oeste-este, y mucha tierra encima.
    Que lo parió, extrañaba mucho andar en moto.

    KamiKaze

  • Debes estar registrado para responder a este debate.