Hace unos días salimos Andrés (Sagara) y Yo (seba158) rumbo a Oversil para concretar una cita que hace tiempo teníamos pendiente, una cita con una chica ruda, la Kymco Venox 250, que muy gentilmente Oversil nos cedió para este test sin mayores condicionamientos… “pruébenla, estamos seguros que les gustará”, tras estas palabras y habiendo pasado el umbral de la concesionaria, nos largamos a la carretera a ver que nos contaba este cautivante modelo de Kymco.

 

Una sólida custom 250

Fotos y texto: SEBA158

Historia

La Venox es, junto a la Honda Shadow 250, la Eliminator V de Kawasaki o la Aquila 250 de Hiosung, (ninguna de estas comercializadas en Uruguay), el relevo tecnológico del sector “customs 250” que durante añares ocuparon las queridas Viraguito, Intruder,Nigthawk y Rebel.

Está pensada principalmente como ”primera moto” en el mercado americano ávido de customs-cruisers con el estilo american way que sirva de escalón a los 883 o más grandes, reemplazando con éxito en este puesto en aquel mercado a las Honda Nigthawk y Honda Rebel, “peleando” entre comillas, con la Honda Magna 250 mano a mano por el corazon de los yankees durante unos años hasta la reacción de Honda al sacar la Shadow 250.

¿Por qué entre comillas? Porque la Magna 250 era fabricada en taiwan por Kymco para Honda, un derivado del mismo bloque motor de la japonesa Honda VTR250, una deportiva, en la foto adjunta, la Honda Magna 250. Sobra decir que las similitudes son mas que evidentes

También tiene como mira al público europeo del carnet A2, una especie de nuestro G2 que limita a 35Kw la potencia de las motos a los inexpertos por 2 años, convirtiendo en una opción válida para los 18 añeros que quieren hacer sus primeras armas encima de un custom.

De concepción moderna, con su motor DOHC, 4 válvulas por cilindro, refrigeración líquida, y un etc. bastante amplio, este 250 pareciera más un ”pista” que un custom si sólo leemos su ficha técnica, herencia de familia diriamos. La implementación de las normas euro anti polución regalo al Venox una inyección electrónica que permitió extraerle más potencia, par, con una linealidad ejemplar para su cilindrada, y nos obsequia unos consumos más que aceptables un promedio de 25 km por litro, nada mal para una moto de su talla y que supera los 140 km/h de final.

La primera impresión cuenta

Lo primero que resaltó de esta moto es que uno se siente a gusto con ella enseguida, no solo por la comodidad general y el tener digamos, todo en su sitio, con una postura descansada. Como no es una moto demasiado difundida y al tener una estética digamos… robusta, difícilmente te crea quien se pare al lado tuyo en el semáforo cuando al preguntarte que es, una 500? le respondas No, solo es 250pensaran que les estas queriendo tomar el pelo. Es así, el motor de la Venox, gracias a unos embellecedores que simulan las inexistentes aletas de un motor “a aire” hacen que sus dos cilindros parezcan mucho más grandes de lo que en realidad son y al ser de una estética tan particular, (la amas o la odias!), levanta pasiones por donde pases.

 

La diaria con la Venox

La Venox nos regala un estilo Custom con un toque Sport, es una particular mezcla de estilos con una posición de manejo muy neutra que no es ni tan echada hacia atrás ni tanto hacia adelante, es muy cómoda para rutear y a su vez ágil para andar en el tránsito de la ciudad, con un peso de 190Kg que apenas se notan, un centro de gravedad muy bajo, una buena luz al suelo que deja inclinarla bastante en curvas rápidas. Haciendo un manejo digamos sport más propio de una naked que de una moto de este estilo.

La pintura de la unidad de pruebas era de un azul cobalto tornasolado, a la sombra parece un azul oscuro pero a la luz del sol resulta un violeta metalizado muy brillante.

Por los detalles nadie diría que esta no es una “japo”, no tiene nada que envidiarle en cuanto a calidad y tecnología a éstas. Los cromados de alta calidad relucen como espejos, plásticos y acrílicos son gruesos, no los corrompe el sol con el paso del tiempo, todas las líneas de la moto fluyen perfecto dándonos un conjunto homogéneo sin las clásicas “uniones” que vemos en otras motos asiáticas: faroles, señaleros, tapas, parecen ser todo una pieza sola.

Los números de la Venox

Esta moto es del estilo low & long americano, muy en boga desde hace unos cuantos años, digamos mediados de los 90, con unos 2,325 mm de largo 840mm de ancho y 1,080 de alto, nos obsequia medidas de por lo menos una 600, su distancia entre ejes es 1.620 mm, el alto de asiento 700 mm, cualquier persona de estatura media como yo llega bien con ambos pies bien apoyados al piso.

La posición de manejo con los pies un poco hacia delante es cómoda. Aunque sea una moto custom el carácter del motor es tirando a sport, el par del motor es en altas RPM, lo que la hace manejarse mas cómodamente en la zona alta del inexistente cuentavueltas.

 

El freno anterior es sumamente solvente de disco 316mm, pinza de doble pistón (27 mm. Ø) muy efectivo con la rueda 120/80-17

El posterior es de tambor de 160mm, algo insuficiente para el volumen general de la moto, hay que darle con decisión para detener los 190kg de la Venox. La rueda trasera es de unas medidas respetables, 150/80-15 en una llanta lenticular gris.

El farol delantero es de óptica halógena 12V 35/35 W aparte de iluminar muy bien, nos da un reflejo del paisaje encantador, al no tener tablero encima.

Delante de las torretas del manillar tenemos tres indicadores, neutral, señaleros, y el de luz larga, el manillar está anclado por presillas atornilladas lo cual no nos permite reguilar la altura ni la posición.
En la mano derecha tenemos controles de corte de corriente, arranque y luces, y en la izquierda tenemos bocina, luz larga y corta con pass y señaleros.

El tablero, herencia de las Harleys,está colocado sobre el tanque de combustible, (de 14 litros), queda incomodo al estar muy cerca, con casco integral hay que bajar la cabeza para verlo, esto te distrae un poco de la calle, capaz a personas de menos estatura no les pase, (mido 1.80).

En si el tablero está compuesto por el velocímetro con cuenta kilómetros y parcial, y más luces de alerta, reserva de combustible, presión de aceite, temperatura del agua, y una alerta de pata lateral cuando esta puesta, como medida de seguridad para los olvidadizos si pones un cambio con la pata extendida la moto se apaga y si la tenes apoyada en cambio no arranca, escondido bajo la esfera del tablero esta el tapón de combustible.

 

Motor

 

La Venox tiene un motor bicilíndrico en V a 90º 4T, con refrigeración líquida, un diámetro por carrera (mm.) de 58 x 47,2 (carrera corta) y una cilindrada de 249,4 cc.
La potencia es de 26,6 CV a 10.500 RPM, la relación de compresión es de 11,2:1, el par motor es de 19,2 Nm a 8.000 rpm, la distribución es DOHC, 4 válvulas por cilindro, encendido electrónico CDI, el arranque es eléctrico, la lubricación de cárter húmedo y bomba, embrague multidisco en baño de aceite, 5 velocidades con catalizador al escape.
La sensación al manejar no es la de las típicas custom en V que patean abajo y después se quedan, esta es lo contrario abajo es tranquila y arriba es cuando demuestra lo que tiene.

 

Los escapes catalizados aparte de quedarle muy bien y tener un estilo único tienen excelente sonido, casi musical. En bajas RPM suenan lindo, pero en alta no parece que fuera la misma moto, ¡suenan mucho mejor! hasta diría que te olvidas que andas en una custom.

 

Prueba dinámica

 

La conducción es sorprendentemente ágil, el peso está bien centrado, permite andar en el tránsito sin problemas, se deja maniobrar casi con la soltura de cualquier naked 125, la suspensión delantera es de horquilla telescópica hidráulica, con un recorrido de 140 mm y la trasera es de doble amortiguador regulable en precarga, con un recorrido de 55 mm, en general filtra muy bien a los defectos de la calle sin que se noten los parches y saltitos que hay en ella.

Ficha técnica:

Motor: bicilíndrico en V a 90º 4T refrigeración líquida
Diámetro por carrera (mm.): 58 x 47,2 (carrrera corta)
Cilindrada: 249,4 cc.
Potencia: 26,6 CV a 10.500 rpm
Relación de compresión: 11,2:1
Par motor: 19,2 Nm a 8.000 RPM
Distribución: DOHC, 4 válvulas por cilindro, inyeccion electrónica
Encendido: electrónico CDI arranque eléctrico
Lubricación: cárter húmedo y bomba
Embrague: multidisco en baño de aceite
Transmisión: 5 velocidades
Escape catalizado.

Suspensión:
Delantera: horquilla telescópica hidráulica de 140 mm
Trasera: doble amortiguador regulable de 55 mm.

Frenos:
Delantero: disco único de 316mm, pinza de doble pistón (27 mm. Ø)
Trasero: tambor de 160mm

Neumáticos:
Delantero: 120/80-17″
Trasero 150/80-15″

Dimensiones ancho, largo, altura: 2.325 X 840 X 1.080 mm
Distancia entre ejes: 1.620 mm
Distancia al asiento: 700 mm
Distancia mínima al suelo: 150 mm
Peso: 190 kg (orden de marcha)
Depósito de gasolina: de 14 litros.

 

 

 

 

Agilidad

Comodidad

Potencia

 

Posición del tablero

Freno trasero

Manillar fijo

 

Como nota final.

Quizá el único pecado de la Venox es no estar en un mercado maduro,y el tener que competir con alternativas mucho maseconómicas en precio. Como única y real contendiente tendríamos la Verado Custom 400, una moto con mas cc, de potencia prácticamente similar pero de calidad contrastadamente inferior, copia de las Yamaha Virago 400 de los 80 en el mercado japonés.

Las otras customs 250 están años luz por debajo,tanto en calidad como en precio, y no sería justo evaluarlasal mismo nivel.
La ausencia de contendientes de marcas reconocidas con los que pueda competir de igual a igual hace de la traída de este modelo al mercado uruguayo una apuesta un tanto arriesgada, por lo que es de agradecer.
Un modelo mundialmente probado por años y además el importador es quizá el más serio hasta el momento, de los que nos toca en Uruguay, que nos garantiza un surtido de repuestos por largos años, aunque habrá que rutear más que un rato antes de necesitarlos.

0